Instagram

martes, 21 de enero de 2014

Diario de viaje. Italia. Ruta por Roma, Florencia, Pisa y Siena.


El verano de 2007 decidimos visitar la bella Italia. Hacía poco tiempo que la compañía aérea Ryanair había empezado a volar desde Alicante con vuelos directos a Pisa, así que atraídos por los maravillosos precios y con la gran ilusión de pisar Italia nos montamos un viaje de una semanita en el que tras mucho pensar y decidir con que ciudades quedarnos y que ciudades posponer para otra ocasión, nos quedamos con Pisa, Florencia, Siena y Roma. Alquilamos coche, así que pudimos movernos a nuestro aire y pararnos dónde quisimos, así que con la guía en mano y mucha ilusión comenzó nuestro viaje.

4 de Julio. Alicante – Pisa.

Aterrizamos al mediodía en el aeropuerto de Pisa, es un aeropuerto muy pequeñito y con todo bastante a mano, así que sin mucho lío recogimos nuestro mini coche de alquiler y nos fuimos directos a Pisa, donde pasaremos la primera noche y así nos permitía visitar la ciudad.

Nada más llegar nos dimos una grata sorpresa con el hotel que reservamos, es un antiguo monasterio y nuestra habitación es la misma en la que durmieron los monjes que la habitaron hace años, hasta se puede leer en la puerta el nombre del monje en cada habitación, cosa que a mí me da muchísimo rollo, demasiadas películas y historias de miedo relacionadas con monjes, eso y la obsesión de mi pareja de hacer fotografías en exposición a ver si captura alguna imagen “extraña” para enviársela a Iker Jiménez…todo esto hace que no pase unas de mis mejores noches aunque el sitio fuese precioso.

Sin mucho pensar en la noche que me esperaría nos fuimos directos a pasear hasta llegar a la Piazza del Miracoli, donde se encuentra la famosísima Torre inclinada. El paseo hasta llegar hasta ella es muy agradable, nos gusta mucho la ciudad de Pisa, con varios puentes sobre el rio Arno que los atraviesa, le da un encanto especial.

Una vez llegamos a la Piazza nos hacemos las típicas fotos con la torre, fotos súper originales haciendo como que cogemos la torre con las manos, con los pies…pareciendo que la aguantamos para que no se caiga, seguro que a nadie se le ha ocurrido nunca esa idea, al llegar a casa nuestra familia ¡va a alucinar! y sin darnos cuenta empieza a anochecer y nuestro estomago a reclamar comida. En el hotel nos han recomendado que vayamos a un restaurante cercano llamado “la Bella Napoli” y nuestro primer contacto con la comida italiana no podría ser mejor, allí probamos los mejores tortellini al salmón que hemos probado jamás…ya era tarde y se presentaban días duros así que nos regresamos al hotel, donde entre la mezcla de nerviosismo por estar en otro país, las ganas de que llegase el día siguiente y sí, el miedo a que me apareciese el monje de la habitación… casi no pegue ojo.

5 de Julio. Pisa – Florencia.

Ya era de día y ninguna presencia había aparecido en toda la noche, menos mal, porque teníamos reserva en ese mismo hotel para el regreso…bajamos al desayuno, que tiene lugar en el patio del convento, un lugar precioso. Nos pegamos un buen atracón y nos fuimos directos a Florencia.

La ciudad de Florencia está muy cerca de Pisa y en una hora llegamos, aparcamos el coche en un aparcamiento cercano al hotel y dejamos las maletas. Plano en mano nos dirigimos hasta la Plaza del Duomo y alucinamos, ahora entendemos lo del síndrome de Stendhal o síndrome de Florencia , una enfermedad que causa vómitos, mareos e incluso desmayos al estar expuesto a demasiada belleza concentrada en un mismo lugar, nosotros casi nos desmayamos pero al contemplar la enorme cola que había para subir a la cúpula de la Basilia de Santa Maria del Fiori, pero nos armamos de valor y haya que fuimos, vimos que más o menos avanzaba rápido, y sin darnos cuenta ya estamos dentro. Antes de subir te advierten de los más de 600 escalones que se encuentran para acceder hasta la cúpula y en ciertos tramos para la gente algo claustrofóbica puede resultar algo agobiante pero cuando llegas hasta arriba todo a valido la pena (si hasta las inevitables agujetas que tendrás al día siguiente) las vistas de toda Florencia son espectaculares, tras muchas fotos tocaba empezar a bajar otra vez los 600 y pico escalones, venga animo todo lo que sube debe de bajar, ya lo dice el refrán.
Antes de irnos visitamos la catedral por dentro. Para entrar debes de llevar los hombros tapados y pantalones no demasiados cortos, y se ve que yo llevaba ambos sin tapar, así que me prestaron una especie de “poncho de papel” para que me tapara, para los siguientes días fue ya más tapadita a pesar del calor que hacía…

Desde aquí nos fuimos directos hacía el Ponte Vecchio, como solo teníamos ese día para ver Florencia no nos paramos ni a comer en ningún restaurante, cogimos unos de los increíbles “paninos” de salami y mozzarella y nos paramos a comerlos sentados junto al puente.

Después de atravesarlo nos fuimos directos al Palacio Pitti donde visitamos únicamente los jardines que era lo más recomendable. Desde allí nos fuimos a la Piazza della Signoria, donde se encuentra el Palacio Vecchio que sólo vemos desde fuera, la verdad, llevábamos un día en el que no habíamos parado ni un minuto y en ese momento nos llamo mucho más la atención una pequeña bodega - bar que servía vinos típicos antes que el palacio…sí, para muchos será un pecado, pero para nosotros lo era no pararse a degustar ese maravilloso vino, así que allí nos sentamos.

Más tarde regresamos a ver por última vez la gran Basílica y fuimos a buscar un restaurante donde cenar cercano al hotel cuyo nombre no quiero, ni recuerdo, definitivamente los espaguetis boloñesa no eran su fuerte…

Florencia es una ciudad que nos ha enamorado totalmente y nos hemos dejado muchas cosas por ver, además es una ciudad para pasear y pasear totalmente preciosa…seguro que volveremos…

06 de Julio. Florencia- San Gimignano – Siena.

Este día nos fuimos camino de Siena, donde vimos la Toscana. Ya por el camino pudimos ir viendo los viñedos y los verdes campos. Llegamos a Siena, y nos fuimos directos al Palio donde una semana antes habían tenido lugar su fiesta mayor, una especie de carreras de caballos que atraen a muchísimos turistas todos los años, una pena no haber estado.

Siena es una ciudad medieval encantadora, por la que da gusto pasear e ir parándote a cada paso Nos paramos a comer en una de las muchas terracitas que encontramos y ya desde allí cogemos el coche para ir a San Gimignano , este pueblecito medieval es si cabe más bonito que la misma Siena, con callecitas estrechas, llena de lugares de catas de vino y tiendecitas…de regreso a Siena vimos más sitios que aparecen en nuestra guía cómo Lucca, pero el tiempo se nos había echado encima y ya era de noche así que para la próxima vez.
Estábamos de nuevo en Siena y se notaba que para muchos es sólo un lugar de paso ya que las calles estaban mucho más vacías, con los que le daba un encanto mucho más especial. Para ese día habíamos reservado un antiguo convento para dormir…sino habíamos tenido suficiente con el monasterio de Pisa y los monjes…pero en este no me quito el sueño la posible aparición de monjas sino más bien varios bichitos y chinches que vimos en la moqueta del hotel…nota mental,es cierto, los hoteles en Italia son malos es cómo te lo habían contado…habrán excepciones pero es una regla.

  



7 de Julio. Siena – Roma. (Coliseo, Foros, Fontana di Trevi, Plaza de España)

Este día teníamos el recorrido más largo hasta llegar a Roma, así que madrugamos y nos pusimos en marcha. Como pasamos varios días en Roma y aquí es difícil encontrar aparcamiento nos salía más rentable devolver el coche y volver a cogerlo de nuevo el último día.

Una vez realizados todos los tramites, no pudimos esperar más y nos pusimos a callejear por Roma hasta llegar al Coliseo… ¡guau! no nos lo esperamos tan grande y tan increíble, nos sorprende muchísimo, los vemos por primera vez desde una callecita que conduce a él y es espectacular. Como era la hora del almuerzo no había mucha gente haciendo cola, decidimos coger otro apetecible panino y hacer cola hasta entrar dentro del coliseo. La entrada incluye también los foros y el Palatino. Recorrimos todas las zonas del Coliseo y nos hicimos una buena idea de como debían ser todos los actos que se celebraban, con sus peleas de gladiadores, ejecuciones públicas…luego nos fuimos directos a los foros a pasear por las mismas calzadas que piso el mismísimo emperador, esta todo bastante bien conservado y con un poco de imaginación recreas la gran ciudad que allí existió hace tanto tiempo…fuimos dando un paseo, pero eran las 4 de la tarde y hacia un calor infernal, y ni una sola sombra y ya no pudimos resistir más, dejamos la visita del Palatino y de lo que nos queda de foro para el próximo día, por hoy nuestra imaginación no da para más y donde ponía que había un templo nosotros sólo vemos piedras amontonadas, será porque nos ha pegado un poco el sol o porque es la realidad…quien sabe.

Nos regresamos al hotel para cambiarnos y descansar un rato. Cuando ya bajo el sol decidimos ir a la "Fontana di Trevi" y tirar la famosísima moneda para volver a Roma. Menudo negocio tienen aquí montando, leí en un artículo que recaudaban unos 80.000 euros mensuales, aunque lo destinan a causas benéficas, menos mal…desde la Fontana nos fuimos andando hasta la “Piazza di Spagna”, con sus famosas escaleras dónde tiene lugar cada año un famoso desfile de moda. Esta zona está llena de turistas y es un buen lugar donde sentarte en sus escalinatas y descansar un rato.

Esa noche decidimos ir a cenar al Hard Rock, en casi todos nuestros viajes, cuando vemos un restaurante de esta cadena, siempre al menos una vez vamos, ya que nos encanta, será porque en Alicante no lo tenemos, porque realmente es una turistada y con precios elevados para lo que sirven pero es cierto que después de varios días comiendo pasta y pizzas nuestro cuerpo nos pedía una hamburguesa. Para llegar a él vamos por la “via venetto”, donde se encuentran los hoteles y tiendas más lujosas. El restaurante estaba muy animado, ya que tiene una parte donde sólo tomar copas y está lleno de fotografías, objetos y cosas curiosas de famosos. Desde aquí decidimos coger taxi para llegar al hotel, porque aunque no estábamos muy alejados, era bastante tarde y no había demasiada gente por la calle así que mejor prevenir. Buonna Notte.


8 de Julio. Roma (Foros, Palatino y Vaticano)

Comenzamos la mañana visitando la zona donde se encuentran los foros para poder visitar la parte que nos dejamos el día anterior sin ver y subir al Palatino, una de las 7 colinas de Roma. A primera hora de la mañana es mucho más agradable pasear por aquí ya que el calor aun no es sofocante, así que lo disfrutamos mucho más.

Del Palatino con lo que más nos quedamos es las vistas que obtenemos de Roma con los foros, muy impresionante, desde aquí vimos que el Vaticano no se veía muy alejado así que decidimos ir andando hasta él en lugar de coger el metro.

Miramos nuestro mapa y decidimos ir antes hacía la zona de “trastevere” y verla, la verdad no muy interesante, pero paramos en un pequeño restaurante a comer algo.

Antes de llegar al Vaticano fuimos a visitar la “plaza Navona”, una de las plazas más famosas de toda Roma y donde se encuentran varias fuentes a cada cual más bonita. Y ya desde allí camino al Vaticano. Y madre mía menuda “ciudad” que tienen aquí montada. Para entrar dentro de la basílica de San Pedro no encontramos apenas colas, eran cómo las 4 de la tarde así que se ve que es una buena hora. Fuimos visitando la basílica, con todas sus obras, bajamos a las criptas a ver las tumbas de los antiguos Papas... Vimos que para entrar a los museos vaticanos hay otra cola y la verdad no nos interesaba demasiado, así que decidimos coger el metro y regresar al hotel.

Estábamos agotados no sabíamos cuando kilómetros habríamos andando y apenas habíamos descansado, así que decidimos quedarnos en la zona de nuestro hotel que había mucha variedad de restaurantes y bares y comernos unas buenas pizzas antes de irnos a descansar.



9 de Julio. Roma (Termas de Caracalla, plazas, fuentes…)

Este día decidimos acercarnos hasta las termas de caracalla, que fueron uno de los mayores complejos termales durante el Imperio romano, ya se sabe la pasión que sentían los romanos por estos baños donde se encontraban para mejorar sus relaciones sociales. Mayormente esta casi todo destruido pero aún pudimos apreciar algunas paredes y suelos y imaginarnos como de espectacular era este lugar en la antigüedad.

El resto del día nos lo pasamos recorriendo las calles de Roma, visitando varias plazas, fuentes... vamos también a ver la famosa “Bocca della Verite” famosa por cortar la mano a quien tras haberla introducido en su boca, no dice la verdad, nosotros como no somos nada mentirosos no nos paso nada.

Terminamos la tarde viendo el Coliseo con el atardecer. Ya que lo iluminan,es precioso sentarte a verlo cómo va cambiado de color según las luces, es una maravilla.

El colofón a nuestra estancia en Roma fue irnos a cenar al restaurante Est! Est! Est! habíamos visto en mi guía que era uno de los restaurantes más antiguos de Roma y nos llamo la atención. Y fue la mejor elección, la mejor pasta carbonara que hemos probado y un lugar muy especial y que recomendamos a cada persona que nos dice que se va a Roma.

10 de julio 2007. Roma- Pisa.

Este día hicimos bien poquito ya que básicamente fuimos a recoger el coche de alquiler y conducir de nuevo desde Roma hasta Pisa, donde al día siguiente a primera hora de la mañana salía nuestro vuelo de regreso. Así que nos pasamos la tarde visitando de nuevo Pisa y paseando por sus callecitas. Y como cena final de nuestra estancia en Italia nos volvimos al mismo restaurante que estuvimos el primer día, “La bella Napoli”, a mi no me gusta repetir lugares, me encanta probar sitios nuevos, pero estaba segura de que no encontraríamos ninguno mejor…

Como resumen de nuestro viaje Italia decir que nos ha encantando, no pensábamos que nos gustará tanto pero es que es especial, todos sus monumentos, la belleza de sus ciudades, su comida…pasa a ser una de nuestros países europeos preferidos.

Sobre todo nos quedamos con la zona de la Toscana y por supuesto Florencia, quizás Roma nos ha defraudado un poco, ya que la encontramos un poco sucia y poco cuidada aunque creo que también ha tenido mucho que ver el itinerario que hemos realizado, seguramente si hubiéramos visitado Roma antes que Florencia nos hubiese impactado mucho más…pero cómo monumentos Roma no tiene rival…y volveremos seguro ya que nos quedan muchas ciudades italianas por conocer y lo tenemos tan cerquita…Ciao Bella!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | free samples without surveys